Black and White Graphics ** Black and White Graphics

25 abr. 2012

Solo un verbo

 Si las personas fueran testigos de la magia que contienen sus pupilas las guerras no existirían y el respirar se olvidaría. Si pudieran notar la luz de su sonrisa la ceguera vendría después del nacimiento. Y al oler su fino aire de libertad y sencillez los impuros serían los muertos mientras que los vivos se enriquecerían con mas que pensamientos. Con su toque emprendería arte, nuevas imágenes de ilusiones sin nombres, y con su voz crearía melodías jamas antes oídas. La vida valdría lo que se pesa en oro y entre los sentimientos ya no habría desilusión. Las emociones serían libres e independientes, por primera vez felices de sobresalir. Por que una persona brilla mas que el sol y cautiva mas que la luna. Solo de un ser sencillo basta para hacernos desear vivir. Y es que el cielo se ilumina con tan solo una sonrisa, el frió se evapora con tan solo una mirada, la vida cambia con tan solo dos palabras.


Y es solo un verbo el que puede mover mundos, remover miedos, crear universos.

20 abr. 2012

Cuando perdonamos...

Se piensa que perdonar es un favor, que quien es perdonado ha ganado un tesoro mas para su colección de frases sentimentalmente inciertas. Creen que perdonar al instante es rasguñar y herir el orgullo, o que dejar de pensar en el problema es corromper la mente con la dejadez de quien nada ni nadie le importa. Pero no es así. Uno no le hace necesariamente al otro un eterno regalo cuando se da por hecho que el pasado se debe de quedar en el pasado, al contrario, perdonar y dejar las venganzas atrás es liberarte de una carga tan inmensa como consumidora que te hunde las buenas emociones día a día. A veces perdonar no es una ayuda ni muestra de amabilidad para el otro sino una prueba palpante de que lo que se vivió ni siquiera el esfuerzo de recordarlo se merece.
Cuando perdonamos no le hacemos un favor al otro, sino mas bien a nosotros mismos

8 abr. 2012

Si no nosotros, quien mas?

El que no se ama roza la estupidez, la ceguera les invade, ya que al no quererse, no aceptarse, lo único que pueden esperar del mundo es sufrimiento. Sienten que la vida no vale y sin darse cuenta se hacen sus días mucho mas difíciles.


No amarse es ser fatalista, y si la vida ya es de por si difícil, para que pintarse los instantes de negro? El mundo aveces luce como si nos odiase, hay momentos en los que pensamos que la vida no nos soporta y si le sumamos nuestra conclusión pesimista hacia los seres por nuestro propio odio personal lo único que nos quedara serán los restos de un universo desolado que nos trata de hacer el sobrevivir imposible. Por eso nos tenemos que amar, consentir, perdonar nuestros errores, por que la vida por si misma se encargara de juzgarnos, de hacernos crecer usando sutiles o casi inhumanos métodos. Hay que amarnos, ya que en el mundo hay suficiente odio como para alcanzarnos y sobrepasarnos.