Black and White Graphics ** Black and White Graphics

26 ago. 2012

En un pedacito de momento...

Escuchas el sonido del viendo, recorriendo los alrededores con gran emoción mientras que las delicadas hojas doradas caídas de esos arboles mas viejos que tu conciencia crujen como si de pequeños seres se tratasen deseando con fervor obtener tu atención.
Las nubes cambian de formas, se alargan, se enchican, todo según sus anhelos, haciendo cambiar el pedacito de mundo de apariencia con figuras que el humano ni siquiera podrá algún día llegar a distinguir con precisa definición.
El cielo te observa reflejando todo su esplendor en cada poro de tu piel. Es azul e inmenso. Esta en todas partes, tan poderoso como hermoso, recordándote la esencia mas pura de la misma vida.
El calor rosa tus mejillas, te va acariciando suavemente sin que te des cuenta. Te sientes bien, no mal ni estupendamente, pero si bien, Y ni siquiera sabes por que.
Una mariposa volando entre las ramas, derramando belleza con cada suave aleteo. Dando una vista tan inolvidable como inmortal, llena de tantos colores que nunca jamas se podrán realmente diferenciar.
Escuchas voces a lo lejos, una suave, otra mas aguda, hablando de cosas tan superficiales como indefinidas que le dan sentido hasta a la mas condescendiente de las vidas.
A lo lejos distingues a una anciana, caminando con sus calcetines verdes hasta los tobillos, simbolizando el paso del tiempo. Demostrando el poder del ser humano, de la raza que todo lo puedo y que le teme a menos de lo que debería.
Y después esos ojos, unos encantadores ojos azules como el océano, observandote desde lo infinito de lo finito. Pensando en mil y un maneras de como acercarte a ti y obtener una sonrisa  que brille de alegría.

 El momento tiene una delicadeza tan encantadora y sutil que rosa la fragilidad.

Pero estas demasiado concentrado en tu futuro como para disfrutar de este pequeño e irrepetible presente.

Eso pasa, y mas seguido de lo que nos deberíamos permitir.

17 ago. 2012

Y mientras nos sigamos negando a compartir...

Si los humanos solo amáramos hacer el bien, sería un mundo demasiado perfecto como para a la vez desear, entre otros, la sinceridad. Así que por el contrario, necesitamos de la cruda realidad para discernir entre lo sensato y lo inalcanzable. Pero exageramos, exageramos todo el tiempo. Nadie nos prohibe darnos los menores y al mismo tiempo mas grandes placeres de la vida, esos privilegios que tanto despreciamos. Y no solo despreciamos a personas, ni a cosas, sino que nos despreciamos a nosotros mismos. Buscamos la perfección hasta en lo mas nítido de nuestro ser, en cada instante, con cada respiración, sin siquiera notarlo. Todo lo que hacemos lo hacemos por nosotros, con el único propósito de sentirnos poderosos, mas listos que los otros, nada es por nadie mas, aun que cueste aceptarlo. Solo que, que es lo que creemos creer necesitar? Nos alejamos de las personas que nos aman, pues muchos nos aman, solo que ni siquiera queremos notarlo. Amamos a muchos, a mas de los que deberíamos, y eso en algún momento conlleva a la soledad. Muchos odian palabras bonitas, ser tocados, las sonrisas, mientras que también nos cuesta compartirlas, aun a sabiendas que siendo seres humanos, la felicidad del otros influye la nuestra. No lo aceptamos. No estamos conscientes de eso. La vergüenza nos invade, nos carcome la piel y nos obliga a alejarnos de todo lo incalculable que el mundo nos ofrece. No queremos dar felicidades y al mismo tiempo nos negamos a obtenerla. En realidad son simples acciones que nos dan alegría, pero nos gusta la vida dura. Nos negamos a compartir.

1 ago. 2012

La razón de los "malos" recuerdos


Cuentan que el tiempo y el olvido van agarrados de la mano paseándose por el camino de los recuerdos sin nombre fijo ni definición propia. Entre mas pasan los días mas años se le van acumulando al pasado de tu destino, al igual que las experiencias se van adjuntan en archivos de emociones diversas.
 Es mas fácil juntar diminutos pedacitos de recuerdos de lo que tu vida una vez fue o lo que una persona una vez te hizo sentir a lo que en realidad paso y te hizo crecer y llegar hasta donde ahora estas. Nos autoprotegemos de la manera mas sencilla posible ante futuros encuentros imprecisos que hasta estos inoportunos momentos se habían mantenido en las profundidades de una mente sin intención. La gente que nos dejó o nos desilusiono ya no son simples personas capaces de cometer errores tan inmensos como diminutos a lo largo de sus vidas, sino seres con caras borrosas y actos desolados que solo nos provocan una vaga sensación de tanto un desprecio inexplicable como una sensación confusa de añoranza. Nuestro cerebro solo entiende de recuerdos tristes por que los asociamos con el sentimiento que ahora manteamos hacia esa persona. Si ese ser importante en tu vida te esta fallando en tu presente, sus recuerdos, o la mayoría de ellos se empezaran a teñir de gris, y nos sera mas fácil recordar los instantes fallidos que las risas inocentes que tiempo atrás se compartieron. Tal vez hayan habido millones de momento dulces pero por unos cuantos que hayan de desolación, a todo la alegría ya vivida no se le podrá hacer justicia. Cuando nos encontramos en malas condiciones debido a alguien, nuestra mente se autoprotege pensando que si estamos conscientes de que siempre fue así, no nos deberemos ilusionar y mucho menos sorprender por lo que a continuación venga. Pero las personas cambian, algunas se vuelven de "malas" a "buenas" o de "buenas" a "malas", dependiendo de tu punto de vista, dependiendo de su vida, dependiendo del valor que se le da en este mundo a las cosas. Y si solo por estar en una fase con aguas profundas y marea alta se van a olvidar los momentos creadores de tantas ronrisas, y se sustituirán por recuerdos sin un fin que valga la pena pasar por todo lo que se ha pasado, entonces mejor no hacer la pregunta de a donde iremos a parar, la respuesta conlleva a muchas mas angustias de las que una persona debería de soportar.