Black and White Graphics ** Black and White Graphics

24 ene. 2014

Un hecho minimal

Cada alma esta destinada a pasar por algunas etapas inciertas pero significativas durante los pocos o muchos años que dure su recorrido en el mundo mortal. Los seres necesitan descubrirse y reiniciarse a si mismos en el momento adecuado, sin prisas y sin retrasos. Y el mundo gira a cada segundo dandonos con cada respiro ese instante de la verdad. No esta en nuestras manos decidir las enseñanzas que se nos han concedido ni los recuerdos guardados en un rincón en nuestro interior. Mas sin embargo el resultado de esos hechos es lo que al fin y al cabo nos innova como personas. No somos nuestros guias pero si pisamos fuerte estando en cualquier escenario real.

9 ago. 2013

Ultimas puertas...


Se cree que cuando el ser humano comienza a ver el mundo mediante una tela negra, nítida y principalmente nebulosa es cuando la pelea por llamarle vida al destino comienza. Pero hay algo peor, no ver absolutamente nada, mas que solo, y eso si estas lo suficientemente cerca del querer como para que el mas diminuto rayo de luz te roce, diferenciar entre todo lo transparente y a la vez enceguecedor, un puntito brillante que te conduce sin vacilación a la ultima puerta que se te sera abierta antes o bien de comenzar de nuevo o de morir en vida.

22 may. 2013

Estar consciente...

Mas de la mitad de nuestras acciones en el día las hacemos inconscientemente. Caminar, desayunar, mirarnos en el espejo, observar cosas o personas. Nos encontramos rodeados de flores tan bellas como las estrellas y no lo notamos. Hablamos con la persona mas importante en nuestra vida y por momentos nos perdemos en nuestros propios pensamientos. Frecuentamos mas amaneceres de cielos azules y rosas de los que nos podemos imaginar y rara vez miramos hacia arriba y disfrutamos de la vista. Hay tanto en este mundo, tantos aromas maravillosos, tantos sonidos fascinantes, tantos sabores irresistibles, tantas caricias significativas, tantas palabras bellas y todo y mucho mas se nos olvida o no le prestamos importancia. Es tanto que nuestra mente solo se cree capaz de aceptar un cuarto de abundancia de la que esta alrededor. Es triste. Es lamentable pues entre uno mas esta consciente de lo que tiene mas lo puede valorar. Y lo mas deprimente es que la mayoría de nosotros solo empezamos a notarlo cuando ya lo perdimos, cuando estamos a punto de perderlo todo.


1 may. 2013

Casi indistinguible

Odio o amor, algo aún peor. Lo único que logras entender y creer saber necesitar es que la primera es una verdad sincera e intensa y la otra una mentira cuyas profundidades rozan la crueldad que te llevan a actuar de forma perdida al sentirte acorralado por el abandono. No hay sinónimos ni antónimos, no hay diferencia de idiomas ni momentos pasionales. Todo es lo mismo, cada día será igual que el otro, cada noche tan oscura como la anterior, y al sol le faltara tanto brillo como desde el día en que decidiste perder la noción del vivir. Cada cosa representa la misma perdida de lo incurable, por que al sentirte incapaz de reconocer la belleza de lo dulce y de lo amargo, de la adoración y de la perdición, no estas haciendo mas que determinar que todo te conduce a un mismo camino. El camino del vacío en donde el principio es aún mas incierto que el recuerdo del vivir.

22 abr. 2013

Grandes perdidas

La esperanza es lo ultimo que muere, cuentan algunos. Pero a veces ni la esperanza te puede regresar la fé en que todo saldrá bien. Hay miles, millones de perdidas diferentes en el mundo. Perdidas necesarias, perdidas inmensas, perdidas inolvidables, perdidas diminutas. Perdidas irrecuperables.





"Tenía los ojos cerrados, esos ojos azules como el cielo, llenos de dulzura y amor. Siempre que los veía me recordaban a algodones de azúcar. Tan dulces que a veces te sientes mal de siquiera tener uno de esos en tus manos, de saber que esa cosita deliciosa y suave es toda tuya.
Sus manos las tenía juntas, como si estuviera rezando. El rezaba, rezaba por su padre en la Guerra en Vietnam. Su padre, su héroe. Siempre he admirado ese talento nato con el que vienen los niños al mundo de poder admirar a cualquier hombre en el planeta que les muestre su parte buena y cariñosa. Son pequeñas criaturas con mas fé que cientos de sacerdotes dando misa. Es increíble lo fácil que distinguen únicamente lo bueno en los demás, como si fueran tan puros que la verdadera maldad saliera corriendo en la dirección contraria.
Vestía un trajecito negro. Chiquito y nuevo. Se veía espléndido, como un señorcito. Lo veía y me lo imaginaba en el futuro. Un hombre fuerte y esperaba de bien. Las madres somos muy volubles, siempre he pensado, solo basta la sonrisa de tu hijo para que te sientas la persona mas orgullosa del mundo. Te sientes como si todo ese pedacito de carne, y todo lo que esa cosita de manos aun pequeñitas hace y crea fuera un logro tuyo mas. 
Recuerdo que tuve miedo, durante mucho tiempo en mi vida tuve miedo de perderlo, de hacer algo mal. Un amor tan grande que me odiaría toda mi vida si algo le llegase a pasar. A veces, tan enojada con la situación, con lo poco que uno puede hacer y avanzar en la vida me enojaba. Sin querer le gritaba a el queriéndome gritar a mi. Eran pequeñas cosas las que ocurrían cotidianamente. El tirar el baso de agua. El alimentar a la gata con su desayuno. El decir verdades hirientes sin siquiera notarlo. Sus risas y sus secretos. Eso y mucho mas hacían mi día, y nunca lo olvidare.
Ocurrió mientras me encontraba haciendo la comida. Lo único que recuerdo fue el sonar de las campanas, horribles estruendos de balas, el temblor notable en las ventanas y después el silencio puro.
Y ahora lo tengo aquí, frente a mi. Tan bello mi hijo que me parece una ilusión. Con sus ojos del color del cielo cerrados y sus manitas juntas.
-descansa en paz, mi pequeño- fueron mis ultimas palabras antes de que bajasen el ataúd.




 Hijo
Thian Ly
Vietnam
1970-1974
Una perdida irreparable"



14 abr. 2013

Los miles de caminos

En la vida hay tantos secretos escondidos en cada rincón de la tierra que te iluminan el camino hacia una mejor vida que ni siquiera se pueden enumerar. A veces son palabras claves, a veces son miradas secretas, o montones de planes por hacer. Son tan diminutas enseñanzas como inmensos esquemas. Te encuentras desde suaves melodías como graves mandatos, desde dulces verdades hasta impensables recomendaciones. Encontrar tu lugar en el mundo esta en el viento, en la tierra, en cada día lleno de luz y de oscuridad. El destino y la vida te dan las oportunidades y tu decides si las tomas o las dejas. Algunas son casi invisibles pero llenas de riqueza. Algunas son horribles pero necesarias. Tan imprevistas como inolvidables. El mundo te da las cartas que te tocan jugar, pero tu decides cuando, como y con quien usarlas. Esas cartas, esos caminos aun inexistentes con apariencia incierta se te van siendo otorgadas de diferentes formas, de mil modos, tanto inexplicables como esperados, diferentes. Unas las llevas en la sangre, marcadas como los lunares sobre la piel. Otros te las encuentras en la calle, con cada paso que das van cambio de forma, de posición y te llevan por otros caminos. Otras vienen con la suerte, acompañadas de sonrisas o tal vez llantos. Algunas son tan valiosas que son casi imposibles de encontrar, instantes que cambian tu destino en menos de un amanecer. Mientras que otras chocan contra ti y cambian tu existencia entera si tu así lo decides. Todos los actos son elecciones de tu subconsciente y para cada acto el destino te ofrece cartas a elegir, opciones que tomar. Así que nadie en esta vida es mas que otros. Tal vez han nacido con cartas mas fuertes, tal vez por cuestión de suerte se han encontrado con grandes cambios sin siquiera buscarlo. Y tal vez ellos se encuentren en la cima. En lo que uno cree que es la riqueza mas grande en la tierra. Pero todos podemos alcanzar la mayor felicidad, todos somos capaces de ellos, por que esas opciones que te da el destino son miles, incontables, y si abres bien los ojos, de repente podrás rozar el cielo, lo rozaras estando en la tierra, como muchos otros que, o lo tuvieron bien, o lo hicieron correctamente.

7 abr. 2013

una carta mas

Una mirada tuya, una sonrisa especial, única en este mundo, algo para mi sin igual. Siento como el tiempo pasa, acariciándome los hombros, rosándome el corazón, contando mis respiraciones y anotando mis parpadeos. Miro hacia el cielo, contemplo el atardecer convirtiéndose en un hermoso amanecer. Te pido que me abraces, que los días se van. Un besito en la frente, se que eso no me bastará. Por que la vida es a veces tan triste? por que hay tantas emociones sueltas en este mundo? Por que dependemos tanto de los demás? Escucho los latidos de tu corazón, y me pregunto la razón que tendrá el mio para seguir latiendo. Nada, solo el vació de un ultimo adiós. Conozco esa forma de pensar que tienes, y se que tus palabras son promesas imposibles tratándome de pintar un final felíz. Por que no somos montañas? por que no eres mi luna y yo tu estrella para así vivir sin miedo del destino? Y de repente empieza la cuenta regresiva, los días no son días sino instantes fugaces. Pienso en todo lo vivido, en cada momento dulce que me diste, en cada risa que me sacaste y una lágrima se me resbala por la mejilla. Si, el mundo puede ser tan triste y anónimo. Que será de mi después de tu partida? Quien me guiará? Moriré a falta de tus tiernas palabras? Y no tengo consuelo alguno, te iras y solo Dios sabe si te volveré a ver... Y lo peor en estos momentos es el entendimiento. Entender que a pesar de todos los intentos que uno haga por no sentir, por no querer, amar, recordar y necesitar la vida sigue y las personas algún día se tendrán que marchar. Tu eres el primero en mi vida que ha encontrado su camino al otro lado del mio. Tu dulce mirada en el desayuno es la primera y será la ultima que olvidare. Como me harás falta papa. Y como me harán falta todas esas personas que conoceré y que se irán, por que la vida es así, un ciclo en donde unos llegan y otros se irán. Que frió siento en estos momentos, mirando tu foto y deseándote suerte, pues en donde quiera que estés, en donde sea que te encuentres, te amaré para toda la vida.
Briggit, 1974